Trucos para que al viajar puedas conseguir alojamiento gratis

Share:

Couchsurfing es la solución más viable para poder obtener un alojamiento totalmente gratis, debido a que su comunidad como tal es muy amplia y por ende a través de ella se puede conseguir un lugar donde poder dormir en casi cualquier parte del mundo y de una manera segura, esta red de alojamientos gratuitos fue la primera en existir en todo el mundo, la cual fue fundada en el año 2004.
Esta red de alojamientos gratuitos consta en buscar a alguien que te de hospedaje en el lugar a donde vas a viajar, dicho alojamiento puede ofrecerte un sofá, un colchón o un espacio donde poder armar una tienda de campaña o si tienes suerte pueden ofrecerte un habitación privada.
Lo que debes hacer en Couchsurfing es muy sencillo, debes crear un perfil y escribir de manera muy personal los mensajes que vas a enviar por nada del mundo hagas copia y pega de mensajes que veas, trata de leer muy bien los perfiles del host y enviarle mensajes (solicitudes) a las personas que resulten ser parecidas a ti en el sentido de lo que te gusta y haces.
Trata de subir muchas imágenes de ti, de los viajes que has hecho anteriormente, si ya has estado alojado gratuitamente por la red de Couchsurfing sube fotos de ti junto a las personas que te alojaron esto te dará cierta reputación y tendrás mas ventajas de conseguir un alojamiento gratuito más rápido.
Otra cosa que te dará algo de reputación en esta red es contar todo lo posible sobre ti, ya que esto ayudará a otras personas a tener una idea de ti y así nomseras un simple desconocido para ellos.
Antes que todo debes ser muy sociable, ya que estas personas prestan un lugar de su casa para poder aprender de otras culturas, por eso cocina de vez en cuando para que haya ese intercambio de conocimientos, de cultura, por ejemplo puedes cocinar algunos platos típicos de tu país, y por nada del mundo seas tímido, habla mucho con ellos, pregunta sobre algunas cosas, habla de tu vida, del viaje, entre otras cosas y ten siempre en cuentan que debes respetar las reglas que te pongan los dueños de la casa.
No abuses de la confianza quedándote todo el día en la casa, sal a conocer, a visitar sitios turísticos y en una de esas salidas puedes invitar a los dueños de la casa para que se tomen algo juntos, platiquen, se conozcan más, no necesariamente compartir dentro de la casa.